Divorcio express y vivienda familiar

divorcio express y vivienda familiar

JR Abogados.
Divorcio express y vivienda familiar, son dos caras de una misma moneda. Cuando se acaba el amor, la pareja se rompe y hay que seguir viviendo bajo algún techo, el problema es que antes con uno nos valía, ahora necesitamos dos.
Si estamos hablando de un divorcio express con hijos, la cosa está, no clara, clarísima, puesto que no existe Juez ni Fiscal en España que le vaya a dar la vivienda al marido; es decir, el uso y disfrute de la propiedad es para los hijos con su madre, aunque el dueño de la propiedad al 100% sea el marido, da igual, los hijos no se van a quedar en la calle. Hablamos de una discusión sobre el uso y disfrute de la vivienda en un divorcio express, no la titularidad del bien.

No obstante, esta apreciación no siempre suele ser cierta, ya que desde hace algún tiempo, los juzgados están dando, si se dan los requisitos adecuados, la custodia compartida, lo que significa que el uso y disfrute de la vivienda familiar también puede recaer sobre el padre con sus hijos.

Si se trata de un divorcio express sin hijos, la vivienda corresponde a su dueño, aunque puede haber casos en los quwe excepcionalmente, el juez otorga de manera provisional el uso y disfrute el cónyuge no propietario, por ejemplo si ve que es necesarios por temas de salud, alguna incapacidad, etc…

En cuanto a los impuestos que gravan la vivienda, siguen siendo a cuenta del propietario, es decir, que si, como consecuencia de un divorcio express, el uso y disfrute recae sobre uno de los cónyuges, el cuál, no es propietario, los recibos de contribución, el impuesto de basuras, la comunidad de propietarios, deberá pagarlos el dueño, aunque no viva ahí. Otra cosa es que en el Convenio Regulador, y con la supervisión de un abogado especialista en divorcio express, se incluya que determinados pagos vayan por cuenta del que ostenta el uso y disfrute.

Si la casa es de ambos, y están en sociedad de gananciales, solo se puede asignar el uso a uno de ellos. No obstante, aquí suelen darse varias posiblidades, incluso la rotación en la vivienda por meses o años.

En cuanto a los gastos de la vivienda, lo normal es que sean por cuenta del cónyuge que disfrute la vivienda, el teléfono, internet, el gas, la luz, el agua… mientras que el resto (comunidad de propietarios, ibi, seguros de hogar, y otros impuestos) sean de cuenta del dueño.

Divorcio express y vivienda familiar, dos caras de una misma moneda y origen de muchos enfrentamientos.